Buscar ...

Síguenos ...

Red Social Facebook Red Social TwitterRed Social 

YoutubeRed Social Instagram

LAS VÁRICES Y LOS CONSEJOS PARA EVITARLAS
Riesgos que no conocías y novedosos consejos para cuidarte.

Una de las partes de nuestro cuerpo que se ven más afectadas por las actividades laborales son las piernas, las cuales están formadas por huesos, vasos sanguíneos, músculos y otros tejidos conectivos.

Las actividades deportivas, las caídas, los accidentes y el trabajo pueden causar lesiones, torceduras, distensiones, daños en las articulaciones y también problemas circulatorios como las várices de las cuales hablaremos hoy.

Las venas varicosas son venas hinchadas y retorcidas que pueden verse justo debajo de la piel. Por lo general aparecen en las piernas, pero también se pueden formar en otras partes del cuerpo. Nuestras venas tienen válvulas que ayudan a mantener la sangre fluyendo en una sola dirección hacia su corazón. Si las válvulas están débiles o dañadas, la sangre puede detenerse y acumularse en las venas. Esto hace que las venas se inflamen y se produzcan las venas varicosas.

Las várices son muy comunes y no distinguen entre hombre o mujer, pero se presentan con mayor frecuencia si eres mayor, mujer, tienes obesidad, no haces ejercicio o tienes antecedentes familiares de esta enfermedad. Algunos síntomas que se pueden presentar son los siguientes:

  • Pesadez de piernas.
  • Aparición de varices con venas visibles.
  • Edema. Hinchazón.
  • Dolor.
  • Calambres.
  • Sensación de adormecimiento.
  • En fases más avanzadas de la enfermedad pueden aparecer úlceras venosas, dermatitis ocre (oscurecimiento de la piel), o el sangrado en varices complicadas.

En Artecma nos tomamos muy en serio el cuidado del cuerpo y la buena salud de los trabajadores, por esa razón, toma nota de estos consejos que te ayudarán a reducir los síntomas y a frenar su avance:

  • Empieza y acaba el día con agua fría y caliente en las piernas.La hidroterapia, basada en el contraste de temperatura, favorece la elasticidad de las venas y proporciona sensación de alivio ante molestias como picor, ardor y dolor. Dirige el chorro de agua primero hacia los pies y luego ve subiendo por las pantorrillas, las rodillas y los muslos; Alterna agua fría y caliente, pero acaba siempre con frío para activar la circulación.
  • Camina de puntillas unos minutos.La presión que hace el músculo al contraerse facilita el retorno venoso. Primero, da pasitos suaves caminando descalza de puntillas: hacia delante y hacia atrás. Después, anda durante 2 minutos marcando el paso de forma exagerada y apoyando bien la punta del pie que quede atrás. Para terminar, junta las piernas y sube y baja un talón apoyándote en los dedos. Luego, cambia de pie.
  • Si en el trabajo la mayor parte del tiempo estás sentada, te sugerimos usar un descansapies con movimiento Artecma, el cual puedes graduar según tu altura, largo de piernas y tipo de trabajo que desempeñes.Con el activarás la circulación gracias a su diseño con movimiento evitando varices, trombos entre otras enfermedades y además te ayudan a mantener la correcta postura de tus piernas en el puesto de trabajo.
  • Sufres de estreñimiento… ¡toma medidas, ya!Las personas que lo sufren, al apretar con fuerza para evacuar puede cerrar el flujo de algunas venas y forzar a la sangre que vuelve al corazón a tomar otras "rutas". Eso genera hipertensión intraabdominal, lo que dificulta el retorno venoso de las piernas y favorece la aparición de varices. Para evitarlo, toma fibra, haz deporte.
  • Usa medias de compresión.Aprietan más en la zona del tobillo y disminuyen la tensión a medida que se acercan a la rodilla. Una solución ante la sensación de incomodidad es quitártelas algunas horas y optar por medias de compresión ligera, de tejidos más finos.
  • Masajea tus piernas con las dos manos.Los masajes manuales y la presoterapia son técnicas efectivas que se realizan en centros, pero también puedes aliviar los síntomas de las varices en casa: Date automasajes con ambas manos en una pierna, empezando por los dedos de los pies y subiendo suavemente hasta la ingle por los dos lados. Insiste en los muslos con movimientos circulares y repite con la otra pierna. Para potenciar sus beneficios puedes usar aceites, cremas o geles específicos con efecto frío.
  • Acuérdate de no cruzar las piernas.Esta postura comprime las venas, de modo que dificulta el flujo natural de la sangre. Aunque cuesta mucho "desaprender" este hábito, debes evitarlo. Si trabajas sentada deja una nota a la vista que te recuerde descruzar las piernas.
  • Comprueba cuánto miden tus tacones.Que no sean muy altos. Este tipo de tacones hace que todo el peso del cuerpo recaiga en los tobillos, provocando hinchazón. Pero tampoco te convienen muy bajos. Lo ideal es que midan 2 o 3 centímetros, para que se contraiga un poco el músculo al andar.
  • Toma menos sal y más omega 3. Exceder esa cantidad favorece la retención de líquidos, que provoca hinchazón de tobillos. Por otra parte, consume pescado 2 veces por semana y unas nueces cada día. Esto te proporciona una dosis adecuada de ácidos grasos omega 3, que ayudan a mejorar la circulación.
  • Muévete más.Hacer ejercicio físico activa la musculatura de las piernas y eso ayuda a tu sistema venoso. Descarta deportes en los que los pies impacten contra el suelo (como correr), ya que empeoran los problemas de circulación. Opta mejor por caminar, ir en bici, nadar... Si ahora no haces nada de deporte es posible que al principio notes "pinchazos" en las piernas. Para evitarlo, incluye el deporte en tu vida de forma gradual.
  • Evita el exceso de calor en las piernas.La depilación con cera caliente, las saunas o los baños a altas temperaturas dilatan las venas y empeoran el problema. También procura evitar el exceso de sol sobre ellas.
  • Mantén tu piel bien hidratada.La deshidratación acentúa la sensación de picor e incomodidad. Por eso es importante no descuidarla. Si además enfrías tu crema hidratante en la nevera, al aplicártela notarás un efecto refrescante.
  • Elige alimentos aliados de tus venas.La cebolla contiene una gran cantidad de flavonoides, por lo que si se consume regularmente ayuda a proteger las paredes de las venas. Y los frutos rojos, sobre todo los arándanos, pero también las fresas y las frambuesas, mejoran la circulación periférica. Además, protegen y fortalecen los vasos venosos.
  • Perder un poco de peso te ayudará.Los kilos de más producen una presión añadida sobre las venas, dificultando el impulso de la sangre hacia arriba. Controla la grasa saturada y el azúcar de tu dieta, procurando evitar al máximo los fritos, los embutidos, la pastelería, las comidas rápidas, entre otros.
  • Un motivo más para no fumar ni beber.Los tóxicos del tabaco estropean las paredes de venas y arterias y favorecen las varices. El alcohol también reduce la elasticidad de las venas, así que no tomes más de una cerveza o copa de vino al día.

En conclusión, hacer ejercicio, perder peso, elevar las piernas al descansar y no cruzarlas al sentarse puede ayudar a evitar que las várices empeoren. El uso de ropa suelta y evitar largos períodos de pie también puede ayudar. Si las várices son dolorosas o no le gusta su apariencia, su médico puede recomendar procedimientos para extirparlas.

Recuerda que preocuparnos por nuestra salud y llevar unos buenos hábitos alimenticios harán que el trabajo que realicemos sea de mayor eficacia y producción.

Referencias:
https://medlineplus.gov/spanish/leginjuriesanddisorders.html 
https://medlineplus.gov/spanish/varicoseveins.html
http://www.sabervivirtv.com/medicina-general/evitar-varices-piernas_462
https://cuidateplus.marca.com/enfermedades/enfermedades-vasculares-y-del-corazon/varices.html